“No todas las películas pueden ser rodadas con cámara en mano”

Angeles González Sinde ejerce de Ministra de Cutura en España. Fue presidenta de la Academia de las Artes y Ciencias del Cine Español. Es la cuarta en una línea de mujeres que en la última década han llevado las riendas de esta institución: las actrices Aitana Sánchez Gijón, Marisa Paredes y Mercedes Sampietro. Mucho antes, González Sinde ha labrado una carrera como guionista (suyos son los guiones de “La buena estrella”, “Lágrimas negras”, “La puta y la ballena”, “La vida que te espera” y “Todos estamos invitados”, entre otros) y más recientemente como directora: “La suerte dormida” (2003) y “Una palabra tuya” (2008). La entrevistamos a propósito del Festival de Cine Español de Caracas (edición 2008).

-¿Qué tan estimulante ha sido la producción este año?

-Este año realmente ha sido muy bueno desde el punto de vista creativo. No obstante, el cine se está transformando tecnológicamente y ya la gente no va tanto a las salas como ve cine en su casa. El número de espectadores va bajando, y muchos cines han cerrado. En Madrid, por ejemplo, de los cines de la Gran Vía que eran muy emblemáticos apenas quedan tres. Los nuevos cines quedan en las afueras de las ciudad, y esto, afecta las industrias. Luego España es el país de Europa con mayor índice de piratería de películas y esto, pues también afecta. Pero creativamente ha sido un buen año. Ha sido un año de debutantes, con mucha gente joven entre directores, técnicos y guionistas. En Málaga, -el festival de cine español-, ha sido el año de los debutantes.

-¿Se atrevería a dar algunos títulos?

-El año empezó muy bien con Alex de la Iglesia y su película “Los crímenes de Oxford”. Luego vino Manuel Gutiérrez Aragón con “Todos estamos invitados”. Se estrenó la segunda parte de Mortadela y Filemón que ha funcionado mucho mejor en taquilla que la anterior. Ha sido el año de “Los girasoles ciegos” de José Luis Cuerda que ahora espera competir por el Oscar en representación de España y lleva recaudados tres millones de euros. Belén Macías, producida por Pedro Almodóvar, ha estrenado “El patio de mi cárcel”. Luego está “El tiro en la cabeza” de Jaime Rosales y “Camino” de Javier Fesser (las tres anteriores se exhibieron en San Sebastián recibiendo muy buenas críticias). José Luis Garci que ganó el primer Oscar para España entregó “Sangre de mayo” y yo he rodado “Una palabra tuya” que también ha ido muy bien. Creo que es un año de cine muy variado, cine de directores consagrados, de dramas, de películas históricas, -“La conjura del Escorial”-, y eso demuestra la vitalidad en el aspecto creativo. Por supuesto, tenemos todas las dificultades. Nuestras pantallas están acaparadas para el cine de Hollywood. Necesitamos más variedad en la cartelera; porque aunque hayan multisalas, se ponen siempre las mismas películas . El cine europeo en general pierde espacio.

-¿La cuota de pantalla no se cumple?

-La cuota de pantalla es de 25 % para el cine europeo, pero se cumple con dificultades. Se cumple en Valencia, Madrid, Bilbao o Barcelona, pero cada vez vemos menos. El cine de Hollywood crece mucho y España es el quinto mercado mundial para esa industria. Nuestro mercado es vital para ellos. Y la explotación de este mercado va arrinconando el cine europeo. La ley tiene previstas ayudas para salas y distribuidoras independientes, veremos si esto se practica. Tampoco podemos perder de vista la oportunidad de cambiar la distribución a través de Internet. Quizás allí está el futuro y por eso debemos vigilarlo. Los contenidos en lengua española desaparecen porque lo anglosajones llenan Internet de sus contenidos.

-Esa situación que plantea ha generado según parece la fuga de talentos del cine español precisamente hacia Hollywood.

-Eso es lo terrible. Se desaprovecha el talento. Juan Antonio Ballona el director de “El orfanato” se va a Hollywood a rodar su próxima película. Y nosotros tenemos que evitar que suceda ese tipo de fugas. El cine español ha intentado buscar una situación óptima que es la variedad de géneros y estilos que le permita contar con el apoyo del público. Como las películas no recuperan el dinero, tienes que hacer películas que cuesten poco. Pero para hacer cine de genero o cine de acción tienes que tener mas dinero y no existe.

-Usted es escritora, guionista. ¿Cómo le afectan estas condiciones a la hora de escribir?

-Cuando uno escribe no tiene que estar pensando en la situación del mercado. Sólo debe pensar en contar la historia de la mejor manera, luego llegará la realidad. Es la que dirá si el proyecto es viable o no. Sé que es contraproducente, pues una vez que se es realista hay que intentar acomodar el proyecto a esa realidad. Y eso a veces termina afectando a la película, pues si es muy compleja, probablemente quedará mal. El resultado será pobre. Lo malo es que ahora solo hay espacio para películas muy grandes o muy pequeñas. Y no todas las películas pueden ser rodadas con cámara en mano o tener un alto presupuesto como las cintas de (Alejandro) Amenábar. Cada historia necesita su tamaño, y las intermedias se están quedado sin posibilidades. Desde la televisión por ejemplo hay una manera muy particular de seleccionar los proyectos a respaldar. Así, películas como la de Jaime Rosales –un film experimental pero controversial por su tono y tema-, no se ha comprado porque no lo considera viable. Así se limita el cine que se hace y se favorecen proyectos menos arriesgados y más convencionales. Y si no apuestas por ciertas películas no puedes descubrir algo nuevo y desarrollar nuevos caminos cinematográficos ni descubrirás nuevos talentos. -¿Qué tal ha ido Una palabra tuya? -Estoy muy contenta. La cinta está funcionando muy bien con el público. Todos los días llega alguien que te dice que le gusta. Eso no es algo que ocurre siempre y cuando ocurre que tu trabajo conecta de una manera casi mágica con el público, pues es una alegría que hay que disfrutar. “Una palabra tuya” es muy intensa, con partes muy dramáticas y otras con mucho humor. Creo que es difícil de clasificar. La revisión del pasado y la revisión de la propia biografía es algo que siempre está allí de alguna forma.

-Cuando asume un nuevo proyecto retoma lo aprendido en el anterior, o lo olvida por completo.

-Totalmente es así. Lo que mueve a este trabajo es que con cada nuevo proyecto debes olvidar el manual de instrucciones y escribir desde cero un nuevo manual.

Entrevista realizada a finales de 2008, antes de que Gonzalez Sinde asumiera el Ministerio de Cultura Español

Anuncios

Cine español en Caracas

Tamar Novas y Blanca Portillo en "Los abrazos rotos" de Pedro Almodóvar

Tamar Novas y Blanca Portillo en "Los abrazos rotos" de Pedro Almodóvar

El Festival de Cine Español en Caracas, edición 2009, la tiene difícil este año. Pocas cintas pueden considerarse excelentes. Y la verdad, todas andan en la media, tirando hacia abajo. Eso sí, hay que decir, y esto como mero seguimiento, hay cuatro directores de esos que uno suele ver con regocijo, proyectando cintas allí: Ventura Pons (Animales heridos), Pedro Almodóvar (Los abrazos rotos), José Luis Cuerda (Los girasoles ciegos) y Carlos Saura (Fados).

Sigue leyendo