Un grito en favor de la Cinemateca Brasileña

El director de la Mostra de Venecia, Alberto Barbera, el director artístico de Locarno, Giona A. Nazzaro, el director artístico del Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary, Karel Och, el director artístico del Festival de Zurich, Christian Jungen, el director del Festival de Sevilla, José Luis Cienfuegos, el director del Festival Internacional de Cine de Gijón, Alejandro Díaz Castaño, el director del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, Manuel H. Martín, y el CEO del Festival de Cine de Vilnius, Algirdas Ramaška, han firmado el comunicado de apoyo impulsado por el Festival de San Sebastián, junto a Filmoteca Vasca y Elías Querejeta Zine Eskola, a las reivindicaciones de las trabajadoras y trabajadores de Cinemateca Brasileña en su denuncia del abandono de la institución por parte del gobierno federal brasileño en los últimos años.

El incendio, el 29 de julio de 2021, de las instalaciones de Cinemateca Brasileña en Vila Leopoldina (São Paulo) ha vuelto a poner de manifiesto el grave peligro que corre el patrimonio cinematográfico y cultural que custodia la institución, uno de los más importantes de Latinoamérica. Así lo vienen denunciando sus trabajadoras y trabajadores desde hace más de un año, después de asistir al cierre de la institución y perder sus empleos tras meses de impagos y sin indemnización alguna. A lo largo de los últimos meses, las principales instituciones y asociaciones profesionales internacionales vinculadas con la preservación y estudio del patrimonio cinematográfico (FIAF, CLAIM, AMIA, CCAAA) se han sumado a la denuncia, exigiendo la reapertura de Cinemateca Brasileña, la readmisión de la plantilla y la reanudación de sus actividades para preservar, antes de que sea demasiado tarde, unas colecciones de valor incalculable.

Esta declaración subraya el firme compromiso de los festivales de cine internacionales con la preservación y difusión del patrimonio cinematográfico internacional y con las instituciones y el personal especializado que lo hacen posible. El peligro que corre el patrimonio cinematográfico brasileño no es un problema local, sino una amenaza a la cultura cinematográfica en su conjunto: solo desde la colaboración y la solidaridad internacional entre festivales, filmotecas e instituciones académicas se podrá seguir construyendo el presente y el futuro del cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s