Cárcel llama a cárcel

REINALDO CHACÓN

Paul Schrader está teniendo lo que en deporte llaman “un segundo aire”. Desde la pluma ha tenido esa habilidad y disciplina desde siempre, pero más errático había sido su recorrido como director. Sin embargo, con First Reformed (2017) consiguió retornar a esa madurez expresada en Affliction (1997), que repite con The Card Counter (2021) la cual narra la historia de William Tell, un ex militar y jugador profesional de póker. Su meticulosa vida y existencia en los casinos es interrumpida cuando se cruza en su camino Cirk, un joven que busca ayuda para poder llevar a cabo su plan para vengarse de un coronel militar, un viejo jefe de Tell. Con el respaldo financiero de La Linda, Tell lleva a Cirk de casino en casino para empujar al chico a olvidar esa venganza y enfocarse en su vida. Pero este viaje por el World Series de póker, le demuestra a Tell lo imposible de sus intenciones, arrojándolo hacia la oscuridad de su pasado.

Manteniendo ese carácter meticuloso con que nos tiene acostumbrados en sus guiones, esta vez nos habla del remordimiento como necesidad salvadora. Dentro de una constante cárcel, ya sea dentro de los barrotes o rodeado de máquinas tragamonedas, el discurso transita por esta necesidad que no puede ser erradicada del corazón aún manteniendo la mejor disciplina de vida. La sangre se calienta, y la química del cuerpo reacciona, cuando a nuestro mundo llega ese estímulo que corrompe todo ese detallismo de construcción de un universo hecho para mantener alejado el dolor psicológico. No hay manera de escapar del trauma, solamente pasar de una cárcel a otra donde nos volvamos a sentir cómodos para funcionar. Un ciclo negativo que Schrader consigue elaborar para hablar de la sanación por medio de la miseria de no conseguir redimir la culpa. Oro puro.

Pero visualmente también vuelve a irrumpir y mostrar sus lingotes. La presencia de Scorsese en la producción ejecutiva pareciera tener un impacto en el discurso visual de Schrader. Aunque muy alejado del ritmo acelerado en la edición de Casino (1995), la composición y los movimientos de cámara recuerdan mucho a este clásico de los noventas, referencia para cualquier película que quiera mostrar los interiores de estos recintos. Pero además de la locación, el discurso de violencia intrínseca y tensión traumática, va de la mano con la escogencia del lente en el encuadre, distorsionando la narrativa y colocando al espectador dentro de la psique de un Tell poseedor de un sólido exterior que oculta un débil y desequilibrado interior.

Sin embargo, este detallado diseño conceptual se tambalea un poco cuando deja ver las costuras de un futuro previsible que, aunque tiene un giro final inesperado y muy concordante con la perturbadora historia construida, llega fuera de tonalidad. El trauma es superado y abre las puertas a una luminosa vida que le espera por delante, desechando la potente reflexión del remordimiento al ser aplacada por un evento de redención. Muy bíblico para el estilo narrativo mostrado por Schrader. Incluso, las correctas actuaciones de todos los personajes, tampoco consiguen potenciar el exquisito arranque del guion. En constante descenso, llegan a ser planas y no mostrar más de lo conocido, dejando huérfano a un protagonista que requiere del contexto para afectar ese interior lleno de ganas de mostrar remordimiento por sus acciones en el pasado.

A pesar de ello, nada puede detener esta resurrección de Schrader a la gran pantalla. Usando nuevamente sus existencialmente atormentados personajes que tanto le gusta escribir, nos deleita con un segundo período de madurez visual y majestuosidad simbólica, que tiene la capacidad, en las palabras del propio Schrader, de “hacer la antipelícula de póker”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s