John Lee “Average” Hancock

REINALDO CHACÓN

Bajo la sombra del calificativo “estándar”, John Lee Hancock sigue sin poder surfear esta ola valorativa de la crítica como director. Y es que, a pesar de ser reconocido por sus trabajos en The Blind Side (2009) y Saving Mr. Banks (2013), su gran trabajo, únicamente como guionista, ha sido bajo la tutela de Clint Eastwood en A perfect World (1993). Luego de allí, ese intento por mantener el impulso conseguido con este film, no ha tenido frutos positivos, y el del 2021 no se aleja de ello.

The Little Things (2021) narra la historia de Deke, un sheriff adjunto del condado de Kern, California, que se empareja con Baxter, un sheriff de Los Ángeles, para atrapar a un asesino en serie. La capacidad de Deke para darse cuenta de las “pequeñas cosas” es inquietantemente precisa, pero su disposición a eludir las reglas envuelve a Baxter en un dilema desgarrador.

Con un sólido empaque formal y su proposición en un gran primer acto, el film se va diluyendo al dudar en su visión reflexiva o emocionante. Esa indecisión en su enfoque, afecta directamente sobre personajes que, a pesar de la gran talla de sus actores, son un refrito de muchas referencias cinematográficas ya embalsamadas en la cabeza de los espectadores. Un Denzel que intenta, pero no puede dejar de parecerse al Robert McCall de The Equalizer (2014); o un Jaret Leto que, en una gran actuación en la sala de interrogatorios que va perdiendo interés ante la falta de eventos que solidifiquen su construcción, recuerda al John Doe de Seven (1995); y un Rami Malek obligado y fuera de tono, en un personaje poco creíble de inicio a fin.

Y aunque el guion posee fuerza y un diseño muy bien entramado, la narrativa visual no consigue potenciar la buena pluma de Hancock. La atmósfera conseguida, en especial por el gran trabajo musical de Thomas Newman, encaja en una visual más de serie que de película, donde probablemente el éxito hubiese sido otro. Además, la “vieja usanza”, que a este crítico no le incomoda ni repudia, es un lamentable juicio que pesa mucho por la vivacidad de narrativas que han emergido en las últimas décadas en el género Thriller. Desvincularse de ella te aparta inexorablemente de la competencia y del flujo de contenidos, que por de más es avasallante.

Sin embargo, aunque el film no pasará a mayores, más allá de posibles nominaciones para Leto como actor secundario (yo no muy convencido de ello) y para Newman con su banda sonora, debo confesar que sigo ansioso a la espera de ese film que logre colocar a Hancock donde debe estar. Y es que su capacidad imaginativa para enfrentarse ante tan diversos universos en su filmografía, es de una habilidad entrañable. Por mi, que siga intentando, especialmente con su pluma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s