Sean Connery

007

ROBERT ANDRÉS GÓMEZ

A Sean Connery (1930-2020), la estrella, le habría bastado con ése único papel para escribir su capítulo en el Cine. Un capítulo que le ubicaba desde entonces en la categoría de LEYENDA. Al actor, sin embargo, no le pareció suficiente. Colgado el smoking, apartados los martinis -secos con vodka, agitados y no removidos-, y los dispositivos de Q y los coqueteos con Monneypenny; Connery se apartó de la saga de espías más notable de la Historia, para construir una carrera con apetencia por los antihéroes.

Los de Connery, Sir Sean Connery, fueron antihéroes con ánimo de prevalecer. De esos que terminan seduciendo tanto o más que los héroes clásicos, a los que se aman de inmediato y sin titubeos. Si con Bond, James Bond, el actor escocés (Edimburgo, 1930 – Nassau, 2020), edificó un arquetipo masculino del tamaño de un mito. En adelante y durante mucho tiempo interpretó a una galería de truhanes, ambiguos y charlatanes aventureros que se permitieron incluso el lujo de morir antes de lo esperado.

Sin renunciar a las sombras de Mark Rutland (Marnie, la ladrona, Hitchcock) ni a la precoz madurez de Robin Hood (Robin y Marian, Richard Lester); Connery privilegió ese lado socarrón que daría el Do de pecho con el Jim Malone de Los Intocables (Brian de Palma) Fue la cima de ese tenor depurado. Un tenor que dicho sea de paso, se despidió con una de las mejores muertes rodadas por el Cine (y De Palma). El Óscar a Mejor actor de reparto le llegó entonces y con ello, Hollywood reclamó a la estrella dormida. El Barley de The Russia House (Fred Schepisi) y el Ramius de La caza del Octubre Rojo (John McTiernan) entre lo mejor de sus interpretaciones en ese definitivo tercer acto. Muy arriba, sin embargo, estarán el William von Baskerville de El nombre de la Rosa (Jean Jacques Annaud) y muy muy arriba el Daniel Dravot de El hombre que quería ser rey (John Huston); su film más entrañable y apasionante.

En su filmografía de casi un centenar de títulos, habrá que volver alguna vez o más de una vez, eso sí, a Zardoz (1984) de John Boorman.

#cine #cinema #legends #seanconnery #007 #jamesbond #star #actor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s