Una muestra excepcional

MONTSERRAT FONSECA

San Sebastián.- El Festival Internacional de Cine de San Sebastián en su edición 68 sigue avanzando y entra en su recta final durante este próximo fin de semana. Puede decirse que aún siendo un año tan complicado ( las dudas de su celebración, la cancelación de otros importantes festivales, la seguridad…),  la calidad de las películas vistas hasta el momento han sido excepcionalmente buenas, tanto en la Sección Oficial (SO) como en la de Nuevos Directores (ND), a falta de un par o tres de películas por proyectar.

No era fácil encontrar tantas buenas películas en la Sección Oficial hace tiempo. La colaboración y buena sintonía entre los directores de Zinemaldia y Cannes ha sido bien resuelta con la incorporación de varias de las películas ya seleccionadas por el festival francés en la muertra donostiarra.

Quizás por contra, la Sección de Horizontes Latinos estuvo algo más floja que en anteriores ediciones, aunque ha tenido propuestas más que interesantes como la mexicana-española Sin señas particulares de Fernanda Valdes que ya fue Premio de la Industria en 2019 y ha obtenido Premio del Público y Mejor Guión en Sundance. También, entre otras, el segundo largometraje de Natalia Meta El Prófugo, una thriller sobrenatural, onírico, muy disfrutable.

Ha habido también películas que estando en Nuevos Directoras podían y con opciones, haber estado en la Sección Oficial. Me refiero a la impresionante en su más amplio sentido de imágenes, personajes, tema, música, LIMBO. El segundo largometraje de Ben Sharrok compite por el premio a ND con una historia ficcionada tremendamente real, contada de forma tierna y emotiva, con humor, donde los paisajes de la gélida Escocia son un personaje más, ayudada por los formatos y los los planos con lo que ha sido rodado: casas que son cajas que contienen personaje y paisajes inmensos donde estos personajes están perdidos. Al final el formato a veces asfixiante se nos abre y respiramos. La música es muy operística, en palabras de su director, como la propia composición de la película: encuentros, desencuentros, tragedias, esperanza.

Una de las aportaciones más frescas, divertidas, y sin embargo con un profundo arraigo social  dentro de lo ‘no correcto’, y que hará probablemente que la Concha no se vaya a Dinamarca, es DRUK/Another Round, del vital director danés Thomas Vinterberg. El actor Mads Mikkelsen se merece un premio.

Que en los Festivales se programen series es algo que no entro a valorar (aún). Lo que sí es cierto es que la propuesta de Luca Guadagnino, una serie de TV americana esos sí, de ocho capítulos incluida en la Sección Oficial, como proyección especial (¿?), no sigue ese ritmo estridente típico de la series actuales de subidón- no pasa nada–clímax para el siguiente capítulo. Cuando le cuestionan si se pasa a las series, el director italiano comenta ‘me gusta el lenguaje del cine y el formato me da lo mismo, no es importante’. La diversidad, confusión, ambigüedad sexual, choques generacionales, son aspectos de esta película de 8 horas rodada básicamente en exteriores y que se sale de los cánones y estéticas habituales en el mundillo de las series.

Otras dos películas muy americanas, aun así muy recomendables, son un documental que parece ficción (daría para muchas películas), y una ficción que parece documental. Me refiero a Courtroom 3H y Nomadland, respectivamente. La primera, Courtroom 3H del único director español presente en la Sección Oficial a concurso, Antonio Méndez Esparza, te pega a la silla, hipnotiza con tantas y tantas palabras, palabras, y los mundos que evocan; sus historias han sido temas de muchas peliculas. La segunda Nomadland  te deriva por ese mundo marginado de los Estados Unidos. Nada que decir que no esté dicho ya, soberbia la interpretación de Frances McDormand y precisa y aguda la mirada de su directora Chloé Zhao. Ya se llevó el máximo galardón de Venecia y se llevará muchos más.

Supernova, pelicula amable, emotiva, amor al cine  bien hecho, segundo largometraje del británico Harry Macqueen, crea un microcosmos con temas tan universales como la vida, la muerte, el amor; la eutanasia no era en principio uno de sus objetivos, en palabras de su director; pero ahí está, bien encajada en el viaje. Lo que yo deseo, lo que el otro necesita. Curiosamente, en este filme como en Nomadland, nos recuerdan poéticamente que somos polvo de estrellas que ya murieron hace muchos, muchos años. Hermoso.

Una película, una frase. Brevemente mencionar otras magníficas obras cinematográficas que optan a la Concha de Oro. Entre ellas, dos magníficos filmes de países poco frecuentes en nuestro entorno como Lituania y Georgia. En mi opinión ambas con opciones sólidas en la Sección Oficial. Sutemose/En la oscuridad del director lituano Sarünas Bartas, quien comentó sobre esta dura y magistral película ‘este es nuestro pueblo, esta es nuestra historia’. No pude evitar a Tarkoski. En Biginning  del georgiano Dea Kulumbegashvili, las texturas, la fotografía, los encuadres y trasunto, muestran una obra tan magnífica como perturbadora.

En otra dimensión mucho más amable El gran Fellove, el documental dirigido por Matt Dillon sobre este cantante y otros muchos cubanos. Que hermoso es llegar a esa edad en la que haces lo que te gusta y además te sale bien. Con Nosotros nunca moriremos el argentino Eduardo Crespo compite por primera vez en la SO con una historia suspendida en el tiempo y en el espacio de esos lugares perdidos de provincia; si le aceptas su tempo, es maravillosa. Por ahí tendremos que volver.  Otra propuesta de la sección oficial es Wuhai (no se confundan, es china pero no Wuhan), rodada en unos exteriores magnéticos en la Inner Mongolia, es decir  la parte de Mongolia expropiada a lo mongoles hace siglos. Una historia con fuerza sobre las consecuencias de nuestras acciones y en el enrocamiento al que las circunstancias te derivan.

Las sección Perlas del Zinemaldia nunca defrauda además de las ya mencionadas The father, Wife of spy, Herself, Nuevo orden, Nomadland, mencionar ‘Nunca, raramente, algunas veces, siempre’ de la directora Eliza Hittmanpresentada y reconocida en festivales como  Berlín o Sundance.

En esta 68 edición del Festival Internacional de San Sebastián el Covid ha estado muy presente fuera de las pantallas, probablemente en las próximas ediciones sea un protagonista más dentro de las pantallas.

2 comentarios en “Una muestra excepcional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s