Viggo Mortensen: Saber todo para no saber nada

ROBERT ANDRÉS GÓMEZ

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián ha decidido otorgar el Premio Donostia a uno de los actores más relevantes del cine contemporáneo: Viggo Mortensen. Intérprete del mítico Aragorn para la trilogía de El Señor de los Anillos de Peter Jackson, cierto es que el actor neoyorquino, con raíces europeas (Dinamarca) y una juventud en Argentina, ha dado vida a personajes tremendos de la mano de David Cronenberg (Una historia de violencia, Promesas del Este), Peter Farrelly (Green Book), Gus van Sant (Psycho), Jane Campion (Retrato de una dama) y Lisandro Alonso (Jauja).

Seleccionada por Cannes, Mortensen estrenará en las pantallas del certamen donostiarra su film FALLING, su ópera prima detrás de las cámaras.

Recuperamos una entrevista que le hiciéramos años atrás por su protagónico en ALATRISTE (2006) de Agustín Díaz Yanes sobre el personaje de Arturo Pérez-Reverte. Entonces, ya se planteaba el hecho de dirigir. De colocarse tras la cámara y contar sus propias historias. Un tiempo considerable después, la hora ha llegado.

– Ha vuelto a las historias de caballería tras El Señor de los Anillos.

-Cierto que tiene que ver con El Señor de los Anillos. Hago de un hombre. El hombre lleva una espada, pelea. Ama a una mujer y tiene compañeros. Aparte de eso no tiene nada más. El Señor de los Anillos es un proyecto maravilloso. Un proyecto que me hizo lo suficientemente popular como actor, como para que Agustín Díaz Yanes pudiera sacar adelante Alatriste. Esta es una película de aventuras, pero es una historia más dura, más verídica, más cruda. Alatriste tiene vínculos con personajes que en verdad existieron, como el Capitán Alonso Contreras, de quien saco muchas referencias, como también de la pintura de Velásquez. Para Aragorn me basé en mis conocimientos previos. Como no había leído la obra de Tolkien, me di cuenta que tenía mucho que ver con la cultura nórdica, Escocia y Europa. Como eso ya lo conocía, me permitió aportarlo al personaje. Cuando leí el guion de Alatriste, tuve la sensación de que era algo que no se había contado muy bien en el cine. Aquéllo que había sido el imperio español y el impacto y las consecuencias que ello tuvo sobre Europa y las Américas. El guion pone en valor a Velásquez, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Quevedo. También los modos del habla de entonces y el comportamiento de los personajes: lo bonito, lo bueno, lo malo, muy detallada. Es una buena película de aventuras; trágica, conmovedora, valiosa históricamente y creo que además se ha hecho muy bien y va a durar. Si vivo otros 30 años más, entre las pocas películas que me van a importar mucho, esta será una de ellas.

Arturo Perez Reverte describe al capitán Alatriste de manera mágica en apenas unas lineas. Es un héroe más luminoso que Aragorn.

-Quizás es más moderno. No es sólo un estudio lingüístico. Para Tolkien, su obra fue una excusa para tramar un viaje lingüístico. En este caso, se ha hecho con cuidado en esos términos. Tiene que ver con la Historia y con la Cultura, encontrando paralelismos con el aquí y el ahora. Como ciudadano del presente y de un imperio en decadencia como el de Estados Unidos es bastante facil ver esos paralelos. Entender por qué se lucha de esa manera, cuando es inútil o a sabiendas que se va a perder. ¿Es por la Bandera? ¿Por la Patria? ¿Por el Presidente? La gran mayoria no lo hace así. Los soldados que luchan en Irak o lucharon en Vietnam, que viven o vivieron una guerra como la de Flandes llegan en momentos un tanto inútiles, cuando solo ya pueden pelear por sus compañeros.

El héroe que nunca quiere serlo. La estrella que no quiere ser estrella.

-Si estás contando un cuento, dejas un poco de espacio. Nunca vas a conocer a una persona enteramene, siempre hay algo misterioso, algo inesperado que queda sin expliación y sin exploración. Debo respetarme a mií mismo y al espectador. Dejarle pensar un poco. Por eso me gusta este trabajo. Tengo esa suerte. Alatriste es una gran película de época. Hay mucha sutileza. Es una película muy adulta artísticamente, hay que prestarle atención.

Actúa, escribe. ¿Para cuándo la dirección?

-Lo estoy pensando. Escribí unos cuentos que puede serían buenas películas y algunos libros que me gustan, viendo cómo hacerlos. Eso requiere una concentración total, y yo tengo la costumbre mayormente buena, pero a veces un poco tonto, hago muchas cosas a la vez, duermo poco, leo mucho, escribo, saco fotos, me distraigo mucho, me debo concentrar y eso te quita y te llena la vida y todo el mundo te pregunta y te sugiere cosas y tengo que crear un espacio después de este año y la verdad si hay suerte voy a tener que decir no, quiero hacer esta cosa y me libre de rodar y de promocionar. Hay otros actores que dirigen mientras hacen otra cosa y la obra sufre. Es algo que he pensando durante muchos años. Como fotógrafo, pintor y actor, contar cuentos, imaginarme situaciones. Filtrar y expresarlo. Sentir y ver. Eso es lo que hace un buen director. Me encantan los actores. No sé si son herramientas, hay muchos que no lo entienden ni lo quieren y a mí me gusta. De mezclarlos y ver qué pasa. Nunca trabajé con los actores de Alatriste, de lo mejor del Cine español y es algo único trabajar con ellos a la vez. Cristina Marcos, Pilar López de Ayala, Ariadna Gil, Juan echonove… Son tantos y tan buenos. Apreciaron lo importante de esta historia y tambien admiraban el trabajo de Agustín, su trabajo previo. Cuando te involucras en un proyecto nunca se sabe si será una buena experiencia o no. Pero aquí lo pasamos muy bien. Fue única para mí, no he tenido experiencia mejor, un aprendizaje mejor.

Con David Cronenberg ha rodado trabajos extraordinaros y ahora tiene Alatriste con Agustín. ¿Qué valora de cada uno de ellos?

-Tomaría lo mejor que he visto. Una combinación de Cronenberg y Yánez. Preparan muy bien el trabajo, el guion, todo el rodaje. En el caso de Cronenberg, tiene un conocimientro del Cine, de la Fotografía muy profundo. Los dos perparan muy a fondo antes de rodar y durante el rodaje también permanecen continuamente abiertos a lo que pueda aportar la suerte de cada día; lo que nosotros o los técnicos podamos inventar o encontrar durante el viaje y me parece muy sano. Eso lo hago como actor. Me preparo todo lo que pueda. Dónde nació, dónde se crio, cómo caminar con esas botas, cómo es tener un bigote como ése, cómo es tener una espada en el cinturón, qué es lo que queda de eso hoy día. Luego, en el momento que se diga acción hay que olvidarlo todo y suponer que eso esta aprendido, conocido, masticado,y dejarlo que sea natural. Dejar en el subconsciente el cómo el caminar y hablar y a ver que sorpresa te trae. Qué trae el otro actor, qué pasa en ese momento, cómo son esas circunstancias en aquélla habitación. La luz, los sonidos las cosas inesperadas. Estar preparado para no saber nada de lo que va a ocurrir. Saber todo para no saber nada.

¿Qué mirada tiene sobre las historias que se narran hoy en día?

-Se dice que hay pocas historias y puede ser cierto. Pero hay infinitas posibilidades. No sé tu punto de vista, pero las vez objetivamente de otra forma, para así juzgar si esta cambiando o no. Yo diría que para mí no esta cambiando tanto, recibo en estos últimos años más guiones, así que debo leer mucho más. A mí me da esa curiosidad. Leo prácticamente todo, aunque ahora deba comenzar a decir que no me envíen cosas para concentrarme en la dirección. Pero durante muchos años he leído miles de guiones; cientos en los últimos años y son el 99 , 9 % terribles. No son inteligentes, no están bien pensados, pero siempre tengo alguna curiosidad. Es poco frecuente que no termine uno, pero busco algo. Al igual que voy al teatro. Si me aburro, me duermo un par de minutos, pero casi nunca me voy. No me marcho, aunque sea por error que se logre que te pueda resultar maravillosa. A veces absurda, que te pueda dar una idea que no tenga nada con esa película, te impresiona y luego sales o escribes un poema o mantienes una discusión con alguien y estas hablando de algo. Siempre hay algo, depende de la energía.

Una última pregunta. ¿Dónde se encuentra ahora?

-Estoy acostado en el piso, estoy viendo un arbol bonito. Es un día lindo, despejado, muy bonito, así de fin de invierno en el sur de California.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s