Duelo de estrellas (1): Gael García Bernal

MONTSERRAT FONSECA

Donosti.- Un verdadero duelo de estrellas compitieron -con la luna llena- bajo el cielo de San Sebastián en el primer fin de semana en la 64 edición de su Festival Internacional de Cine/ZINEMALDIA. Y es que empezó fuerte el Festival haciendo que coincidieran dos hombres-cine, aún muy jóvenes, pero ya con premios de reconocimiento a su labor creativa. Se trata de Ethan Hawke (Austin, 1970) y Gael García Bernal, (Guadalajara, 1978).

La entrevista que (no) pudo ser. Gael García Bernal Cuando Hollywood dispone, San Sebastián no propone…

No ha habido entrevista con Gael, pero su paso por Donostia no ha podido ser más intenso, tanto en sus posados con prensa y público derrochando simpatía, cercanía y saber hacer, como en la rueda de prensa, con sus respuestas y comentarios inteligentes, acertados y, casi en tono de disculpa justificando su aspecto trasnochado, “me siento como un zombi después de este vuelo desde México que te deposita sin dormir a las 6 de la mañana en el aeropuerto”. A pesar de ello no disminuyo un ápice su encanto natural y su seductora y entrañable sonrisa.

1gimg_23786

Gael García Bernal, Premio al Cine Latinoamericano Jaeger-LeCoultre  en Donosti. Foto: Montse Castillo

Llego el sábado por la mañana a Donostia y a las 3 estaba con la prensa y el público donostiarra, sin perder profesionalidad. Se le entregaba horas más tarde el Primer Premio al Cine Latinoamericano, patrocinado por una marca de relojes suizos que el mismo Gael dijo ser incapaz de pronunciar, “bueno (el premio) aún no me le dieron”, bromeó diciendo que “no hay una industria que se (auto)congratule tanto como la del cine”. Comentó sentirse muy agradecido del reconocimiento que la entrega de este premio le otorga. Este Primer Premio al Cine Latinoamericano le reconocía el haber participado en películas tan importantes en estos países como Amores Perros, Diarios de Motocicletas, No,… y su contribución y participación como actor en el cine de muchos países de Latinoamérica como Bolivia, Argentina, Chile, Colombia, México, por su puesto, así como su gran labor de impulsor de cine en la región contribuyendo en la producción de nuevos e interesantes proyectos.

Gael es un hombre con suerte o  alguien que ha sabido construir una carrera sabiendo elegir. Es curioso, que salvo con Almodóvar, Gael ha trabajado con estos directores cuando casi nadie sabía quiénes eran. Luego ha repetido con Larraín por ejemplo, en Neruda, siendo ya Larraín un verdadero referente del cine latinoamericano. ¿Quién empujo a quién? Tanto da, el resultado es magnífico.

En referencia a cuando empezaba, destacó uno de los proyectos del que se siente más orgulloso, y quizá el único que salió delante de las 10 ideas que tenían: el Festival de Cine Documental AMBULANTE, que ya va por su XII edición y que salio de un “impulso juvenil y contestario” y al que hoy acuden más de cien mil espectadores. A día de hoy sigue necesitando del cine, “si hago películas, es como un acto fraterno, como cultura de la amistad, del encuentro eterno con el cine mexicano, la necesidad de hacernos compañía: Cuaron, Iñarritu, del Toro… todos conformamos una gran familia”.

También habló del cine Mexicano. La mexicana es una de las industrias más potentes no sólo de América Latina, sino del mundo entero. El cine mexicano con 140 películas filmadas en 2015 -de una amplia diversidad temática en documentales, animaciones y ficción-, supera la cifra récord que  había registrado en 1958, cuando se produjeron 135 cintas. Está entre los países que más va al cine. Al menos entre los diez primeros, pero con bajo número de espectadores naturales. Nos hubiera gustado su percepción sobre cuáles cree que son los dilemas claves para que el cine mexicano consiga la proyección entre los espectadores.  Aquí en Zinemaldia tanto el año pasado como este, 2016, queda constancia de esta altísima producción. Numerosas coproducciones películas enteramente mexicanas, Güeros,… Cantinflas, La dictadura perfecta… Coproducciones como Desde allá con Venezuela. Este año historias como Epitafio, Te prometo anarquía, La región salvaje, la Familia y más mantienen esa buena salud creativa.

Comentado los cambios que han acontecido en el cine mexicano de cuando él empezó a hora, “ por citar 2 tonterías, la iluminación con los Kinox de antes, el calor del plato, las tomas que había que hacer: en Amores perros hacíamos 2 tomas; ahora con el digital todo el tiempo se rueda, desde que alguien dice “CORRE CAMARA”, ¿aquí anda cámara?” , bromeo. Bueno todo ayuda a que esta producción siga en aumento en número y calidad

Siguiendo con la ficción de nuestra entrevista, nos hubiera gustado saber por qué se ha prodigado tan poco como realizador, qué es lo que le detiene. La dirección es un oficio con mayor misterio que la interpretación, pero viendo su trayectoria y la profesionalidad con la que encara sus proyectos, estamos seguros de lo que puede hacer lo que se proponga. Igualmente como productor, qué proyectos le interesan: ¿aquéllos que también elegiría como actor, o bien, aquéllos que le permiten hacer una diferencia? La del productor es una posición privilegiada muy distinta a la del actor. Seguiremos sus apuestas en esta faceta.

Si hablo de la construcción de su personaje para la película que presentaba en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Neruda. En este film encarna un arquetipo, la creación de un personaje de ficción en el tránsito de una historia real, marcando más una presencia que un auténtico villano. Esto ha sido un regalo, reconoció, “es el duelo entre un facho y un poeta; él era el receptor de la poesía de Neruda, pero no la recibió, no la toco, ese cariño que emanaba la poesía de Neruda, a él no le llego”. Neruda es una película agitada, en permanente movimiento, y muy alejada del Biopic. “Ser realista es algo muy complicado y más cuando se trata de un personaje incapturable como Neruda”, apostillo, Larraín. Todo los integrantes de la de película, director y actores, reconocieron la liberación que sintieron al ir percibiendo que estaban liberados del peso de la realidad de Neruda, que se trataba de una ficción, de una ironía, en la que se respira un aire liviano que le quito la solemnidad. El papel que desempeña Gael es de Oscar Peluchonneau, el perfecto de policía al que le encargan que detenga a Neruda “es todo ficción, es un cocktail de humanidades pero él no lo sabe, una suerte de soledad”, en palabras de Larraín.

Quizá por ultimo le habríamos retado con una propuesta… Ya encarnó varias veces a personajes chilenos, argentinos… ¿Encarnaría un personaje histórico como Bolívar?

Ya han pasado 16 años desde Amores Perros y ahora ya con casi 38 años con un premio a su labor cinematográfica. ¿Y ahora qué, amigo Gael? El reto no será fácil.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s