Tiempos oscuros

1-the-americans-the-americans

The Americans

Son tiempos oscuros. La televisión lo ha registrado. Aún más de cara a los premios Emmy 2016. El optimismo no es precisamente la emoción que domina los seriados nominados de la próxima edición. Sólo Downton Abbey ha conseguido mirar con buejos ojos al futuro, aunque esto sea sólo una ilusión. Si el drama de Julian Fellows hubiese avanzado en el tiempo, se habría encontrado con la Segunda Guerra Mundial y todo ese manto de oscuridad que signó los destinos de Occidente y poco más. Así, ese territorio de sombras sigue presente entre los prados de la vieja casona inglesa.

The Americans, Game of Thrones, House of Cards, Better Call Saul, Homeland y Mr. Robot no podrían ofrecer un panorama más desolador. Cada una a su manera, ilustran algunos de los temores más elocuentes de la sociedad contemporánea: el terrorismo, la identidad (y la pérdida de ella), el poder (y sus excesos), la seguridad (y la pérdida de ella), las migraciones, el racismo. Y se se abre aún más el compás, se encontrará un crudo menú temático.

La televisión –y el cine-, han tardado muy poco en registrar esta espiral de caos que parece distanciar más a unos y otros. Marcando secesiones y también estableciendo nuevos muros. El miedo, más que el optimismo, es en realidad la emoción más subrayada en tales historias. Y más allá de su calidad evidente, el éxito parece estar en esa cautiva catársis que el espectador experimenta durante su visionado.

La comedia persigue un tono y una luz distinta, no obstante, el agua que las alimenta no bebe de unas fuentes muy lejanas a aquéllas que mantienen vivos los dramas de hoy. Con sus excepciones, –Modern Family y Silicon Valley-; Veep, Master of None y Unbreakable Kimmy Schmidt intenan reirse de lo aparentemente imposible, traspasando en algunos ocasiones las reglas de lo políticamente correcto y pulsando el humor más allá del cinismo y la ironía.

Ni qué decir las miniseries consideradas: American Crime, Fargo, The Night Manager, The People v O.J. Simpson, Raíces. El mundo va mal y lejos de lo que siempre se le critica, Hollywood no quiere mirar a otro lado. Aun y cuando algunos de sus personajes borden la candidez, el tiempo asoma nubarrones.

La era dorada de la televisión, que aun persiste, aun y cuando ya hayan finalizado Los Soprano, Mad Men, The Wire o Boardwalk Empire; bebe de su presente como nunca.

02_ep609_publicity_still_051.001540061-h_2016

Game of Thrones

Frente al Cine, la televisión ha encontrado un nicho donde incluso el rescate de clásicos del cine, parece alentar esas miradas. Si no, allí está la versión para la pequeña pantalla de La Profecía, Damien, convirtiendo al protagonista en un fotógrafo de guerra que registra los males del mundo.

O bien, ese otro seriado que bebe de la herencia de El Exorcista, Outcast (de Robert Kirkman), que parece poner la mirada en la infancia perdida y condenada por los males de una sociedad enferma. Ello mientras llega con Geena Davis y Alfonso Herrera una adaptación más directa de la propia cinta de William Peter Blatty de 1971.

Acaso los protagonistas de estas dos series no buscan una explicación a su condición, a su historia previa y a su destino. Ello enmarcado en unas sociedades cada vez más cerradas, presas del fanatismo.

El listado, por supuesto es amplio y diverso. Y no estaría completo sin mencionar a The Walking Dead (también de Kirkman). El regreso de The X-Files y otras series complejas como The Fall, The Killing, Humans o esa agobiante y asfixiante mirada al mundo contemporáneo: Orphan Black.

Pero volviendo a los nominados,  finalmente The Americans ha conseguido que se le reconozca no pocos años de una historia compleja y corrosiva que parece alimentarse de los ecos que observaran no hace mucho Julian Assange y Edward Snowden. Algo que muy bien hace Mr. Robot que se medirá con fuerza con todas las nominadas a Mejor Drama, no obstante, especialmente con Juego de Tronos.

Esta última llega con 23 nominaciones y especialmente dos episodios extraordinarios bajo la manga. Los dos episodios finales marcarán por mucho, el antes y después de la serie. Aun más que la muerte de Jon Snow con la que se despidió la temporada anterior.

Sin embargo, pese a su calidad, y también a ese cierre incómodo e inquietante, Orange is The New Black se mantuvo ausente. Quizás el estreno tardío (en junio) tuvo algo que ver en la poca figuración del programa entre las comedias consideradas.

Acá el enlace para consultar todas las nominaciones Premios Emmy

Twitter: @cinemathon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s