Un largo viaje

Spotlight

Robert Andrés Gómez

Cada año se producen cerca de 600 largometrajes al año en Estados Unidos. Por detrás de la India y Nigeria, Estados Unidos es el país que más películas rueda en el mundo. Que de ese contingente, la decantación popular y la crítica generen un pequeño podio de 25, 15, 10, 8 o 5 películas, consideradas como las mejores de toda una vigorosa industria no deja de sorprender. El último podio en ese marco referencial dentro de las fronteras de Estados Unidos concierne a una institución llamada la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas. Mucho antes que ella, asociaciones, sociedades de críticos, prensa, galardones industriales o independientes han calificado y celebrado la calidad de un número determinado de films por encima del resto.

Esa decantación comienza pronto. El pistoletazo y la mirada se agudizan desde el primer festival. Sundance, por ejemplo, ya ha conseguido que el mundo pose su mirada sobre El nacimiento de una nación, ópera prima de Nate Parker– con un irónico guiño al film homónimo de David W. Griffith uno de los padres fundadores del legendario Hollywood y del cine mundial, la verdad sea dicha-, y que a la sombra de los #OscarSoWhite, de seguro ya se apuntó a estar entre las primeras convidadas a la fiesta de 2017. No en vano su estreno en Estados Unidos ha sido programado para octubre próximo, justo a las puertas del inicio de la temporada.

El viaje de una película hacia el Óscar es el viaje de un año. Intenso o no tanto. Berlín, Cannes, Venecia y Toronto son las mejores plataformas para que un film comience ese recorrido.

El año pasado, Carol de Todd Haynes, Mad Max: Furia en la carretera de George Miller y El hijo de Saúl de László Nemes se estrenaron allí. La primera reinó entre la crítica hasta que llegó Dheepan del francés Jacques Audiard la desbancó llevándose la Palma de Oro.

Carol, sin embargo, mantuvo el perfil consiguiendo seis nominaciones al premio de la Academia, pero no –‘insólito-, a la Mejor película. Con ello, la Academia mantiene una vez más al dorado premio en el closet. Historia de amor lésbisco, basada en una novela de Patricia Highsmith, ha sido considerada por el American Film Institute como uno de los 10 mejores films del año y llevan razón. No obstante, ha corrido incluso con menos suerte que Brokeback Mountain de Ang Lee, que a última hora perdió la estatuilla a favor de Crash de Paul Haggis.

Mejor suerte tuvo el film de Nemes quien hoy, tras arrasar en media veintena de premios, es la favorita para conseguir el Óscar a Mejor film en lengua extranjera (no inglés). El film de Nemes revisa de nuevo el holocausto nazi desde las propias puertas del infierno, con una cámara que lleva al espectador a las paredes de los hornos crematorios de Auschwitz.

Sus competidoras más cercanas: El abrazo de la serpiente del colombiano Ciro Guerra, Mustang de Deniz Gamze Ergüven y Theeb de Naji Abu Nowar se vieron también en Cannes, Valladolid y Venecia, respectivamente. Todas celebradas también en premios más cercanos como el Fénix, César y Bafta.

Con asombro en toda esta decantación, quedaron por fuera dos piezas memorables: El Club de Pablo Larraín (estrenada en Berlín) y La asesina de Hou Hsiao-Hsien (premio al Mejor director en Cannes) y que habría podido figurar en otras categorías oscarizables: Mejor cinematografía, Dirección, Diseño de Producción y Vestuario.

En Venecia hizo su debut Spotlight de Tom McCarthy y aunque no triunfó –la ganadora del León de Oro fue la venezolana Desde allá de Lorenzo Vigas, que postergó su estreno en el país para el presente 2016-, ahora es una de las serias competidoras por el Óscar.

Apenas la noche del sábado 27 consiguió premios al Mejor film, director, guión, edición y el premio especial Robert Altman en los Independent Spirit Awards, y tales categorías, las cuatro primeras, son sus mejores armas para brillar esta noche en los premios de la Academia.

0-THE-REVENANT-DICAPRIO-facebookEl estreno de El Renacido en Estados Unidos fue tarde. Cuando ocurrió, Spotlight llevaba ganada buena parte de los galardones otorgados en la primera parte de la temporada de premios. Desde su salida a la alfombra roja con los Globos de Oro, El renacido a frenado ese ascenso. El de Spotlight y el de todos los demás. Comenzando por Mad Max, considerada por muchos el mejor film de 2015.

La película de Miller recibió en el certamen de San Sebastián el premio Fipresci a la Mejor película del año 2015.

En su contra hacia los Óscar, el exitoso film del realizador australiano tiene en esencia la naturaleza de su género: la ciencia-ficción. En ese norte de plena hibridación habría que agregar: aventura y acción. Pero el film de Miller, del que se excluyó a los actores de los renglones reservados a los intérpretes, en especial a Charlize Theron y Nicholas Hoult.

Un film poderoso, sin lugar a dudas y mucho menos desde su dirección. Si hablamos de condiciones de rodaje extremas (algo de lo que no hizo gala Mad Max en su publicidad de cada al premio), las de este film no fueron poca cosa.

La de Miller y la de Tom McCarthy en Spotlight son probablemente las dos mejores de todo el conjunto. Desde la hiperbolización la primera, desde la contención la segunda. Ni qué decir, en ese sentido, las labores de edición de estas dos cintas.

Puente de espías de Spielberg, siendo una de las mejores cintas de Estados Unidos, y elaborada por uno de los grandes del cine, ha permanecido en la sombra. Spielberg elaboró un relato clásico, a la luz de las cintas de Frank Capra, donde el director apela a la buena voluntad, a la reconsideración de los valores de la moral y la ética que dieron forma a su nación. Pese a sus nueve nominaciones, su mejor apuesta en esta edición es hasta la fecha la poderosa interpretación de Mark Rylance, quien compite como Mejor actor de reparto.

Si el efecto nostálgico que orbita alrededor de Sylvester Stallone no consigue avanzar (eclipsado ya no sólo por su ausencia en los SAG, sino por el propio efecto de ‘DiCaprio’ que parece ensombrecer a todo lo demás), Rylance podría recoger su primer galardón en su primera nominación.

El Marciano de Ridley Scott, también apuesta a las formas más clásicias de Hollywood, aún en su contexto marciano. La absurda ausencia de Ridley Scott entre los nominados a Mejor director es un duro golpe en el estómago de esta producción, que por demás ha sido considerada como una comedia.

The big short de Adam McKay, Room de Leni Abrahamson y Brooklyn de John Crowley cierran ese apretado círculo y no con pocas virtudes.

El film de McKay, incondicional de Will Ferrell (Anchorman, entre muchas otras), bien podría ser el más complejo de todos, al intentar explicar lo que para muchos más que una comedia es una escandalosa película de terror. Cuando menos, es un film sorprendente, crítico, irónico y cínico sobre un capítulo oscuro –aun y cuando el cine y la televisión ya han contado desde distintos flancos, si no allí están Margin call de J.C. Chandor y Too Big to Fail de Curtis Hanson-, de la historia reciente de Estados Unidos. La debacle económica de 2008 es desgranada desde sus orígenes. La burbuja económica estalla ante las narices de todos sin que ni los propios responsables lo entiendan. Esa incómoda piedra en el zapato que siembra McKay (junto a su coguionista Charles Randolph) se ha llevado el premio al Mejor guión adaptado (el film está basado en el libro de Michael Lewis) y seguro será el elegido esta noche.

Ganadora del premio otorgado por la asociación de productores, The Big Short es la cuarta contendiente más fuerte en los premios de la Academia, junto a Sptolight, Mad Max… y El renacido.

Dos films pequeños como Room de Leni Abrahamson y Brooklyn de John Crowley son dos notables maneras de producir. También dos maneras distintas de concebir el cine. Dos películas que transcurren puertas adentro, a la manera de Carol, en el interior de espacios cerrados, emocionales, íntimos. Todas apelando al sentimiento y deseo de libertad.

Room consiguió ser la ganadora del Premio del Público en el Festival Internacional de Cine de Toronto (el único galardón del certamen) y Brooklyn se impuso incluso a la dura 45 años, ganando el Bafta a la Mejor película británica.

Room apuesta esta noche todas sus baterías a la joven actriz Brie Larson. Algo que también ocurre con Brooklyn.

Aún después de esta noche, el viaje seguirá adelante, con menos oropel, pero con mayores oportunidades en las siguientes ventanas de distribución y exhibición por venir. También en su carácter retrospectivo, como obras que reflejan el tenor de una industria y un arte en esas fronteras.

Twitter: @cinemathon

CateBlanchettRooneyMaraCarol_article_story_large

Una mirada a los premios:

Mejor película: Spotlight – Debería ganar: Mad Max: Furia en la carrretera

Mejor director: Tom McCarthy – Debería ganar: George Miller por Mad Max: Furia en la carretera

Mejor actor: Leonardo DiCaprio – Debería ganar: Michael Fassbender por Steve Jobs

Mejor actriz: Brie Larson – Debería ganar: Charlotte Rampling por 45 años

Mejor actor de reparto: Sylvester ‘Rocky’ Stallone – Debería ganar: Mark Rylance por Puente de espías

Mejor actriz: Alicia Vikander – Debería ganar: Rooney Mara por Carol.

Mejor documental: Amy – Debería ganar: The Look of Silence

Mejor film extranjero: El hijo de Saúl – Debería ganar: El hijo de Saúl

Mejor film animado: Inside Out – Debería ganar: Anomalisa

Mejor guión: Spotlight – Debería ganar: Spotlight

Mejor guión adaptado: The Big Short – Debería ganar: The Big Short

Mejor cinematografía: Emmanuel Lubezki por El renacido – Debería ganar: Ed Lachman por Carol

Mejor vestuario: La chica danesa – Debería ganar: La chica danesa

Mejor dirección de arte: Mad Max: Furia en la carretera – Debería ganar: Puente de espías

Maquillaje y Peluquería: Mad Max: Furia en la carretera

Mejor edición: Spotlight – Debería ganar: Spotlight

Mejor edición de sonido: Mad Max: Furia en la carretera – Debería ganar: Mad Max: Furia en la carretera

Mejor mezcla de sonido: Mad Max: Furia en la carretera – Debería ganar: Mad Max: Furia en la carretera

Mejor Banda Sonora: The Hateful Eight – Debería ganar: The Hateful Eight

Mejores efectos visuales: El Renacido – Debería ganar: Ex-Machina.

8_0

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s