‘Amama’: lo viejo, lo nuevo

Montserrat Fonseca

Amama, de Asier Altuna (San Sebastián) Por mucho que en ocasiones lo olvidemos, venimos de un país eminentemente rural. No hace ni siquiera medio siglo que la sociedad española y su conjunto de valores se medían por la cantidad de tierras que uno poseía. Parece que aquello forma parte del pasado. Resulta sorprendente no encontrar en la filmografía española más cintas que exploren esta transmutación de lo antiguo a lo nuevo, de lo rural a lo urbano, desde un punto de vista a la vez realista y poético.

Amama es la película que nos faltaba en nuestras fronteras ibéricas. Asier Altuna nos proporciona una pieza clave de nuestra historia (pasada y actual) que necesitábamos para entender quiénes somos, de dónde venimos y hacia adónde vamos. Ambientada en un caserío del País Vasco (donde la tensión entre el campo y la industria es más latente si cabe), Amama retrata una la historia familiar de enfrentamiento entre padre e hija; superstición, tradición y familia se dan la mano para convertir el arraigo en un elemento perturbador que marca a fuego nuestro destino.

Amama podría definirse de muchas maneras, pero, ante todo, es poesía en imágenes. Un verso libre en el que riman todas y cada una de sus estrofas en continua tensión. Definitivamente, es uno de los ejercicios más potentes de estilo que encontramos en el cine reciente español. Sobre todo porque consigue que su poética trascienda la simple vacuidad impostada y apunte a multitud de reflexiones que explican y reinterpretan el conflicto entre lo nuevo y lo viejo. Esta sinfonía temática de fuerzas opuestas necesitaba canalizarse a través de una puesta en escena que combinara inteligencia, riesgo y lirismo. Amama es cine del que cala, repleto de imágenes potentísimas que se adhieren a la retina y retumban en los recovecos del alma. Es imposible establecer las fronteras entre lo que fue y lo que será, entre un pasado y un futuro que se conjugan a la fuerza en presente. Y así, lo único que nos queda es continuar avanzando, pero debemos mirar por el retrovisor el camino andado, para nunca perder la perspectiva de nuestras raíces, aquellas que nos han empujado a emprender el viaje‘, como dice Amaia seguir para delante mirado hacia atrás‘.

Amama se estrenó mundialmente en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s