Bill Plympton: “Me preocupa mucho más el arte que el dinero”

Su estilo “crudo” y artesanal se ha convertido en una señal de identidad al margen de los grandes estudios

 El director estadounidense Bill Plympton, conocido como el “rey de la animación indie”, protagoniza en el Festival Internacional de Cine de Gijón un ciclo que repasa algunos títulos destacados de su extensa obra: más de 60 cortos y una decena de largos. El realizador, nominado en dos ocasiones a los Premios Óscar, se caracteriza por un estilo que él mismo define como “crudo” y que realiza de manera artesanal, fotograma a fotograma. Arropado por un pequeño grupo de personas que conforman su compañía, Plymptoons, su forma de trabajo al margen de los grandes estudios le da la libertad de ser “extraordinariamente directo y conservar la identidad creativa”. Sin embargo, esta idea no le enfrenta con Hollywood; al contrario, el animador reconoce su enorme importancia: “si no fuese por Disney, no estaría aquí”. 

Fue la empresa de Mickey Mouse la que le ofreció un contrato de un millón de dólares por incorporarse a sus filas, una propuesta que Plympton rechazó sin saber, hasta un tiempo después, que la oferta le hubiese hecho responsable del diseño del Genio de Aladdin. No se arrepiente: “a los tres meses hubiese comenzado a dibujar mujeres desnudas en el fondo y me hubiesen despedido”. Sin embargo, hoy en día no dudaría en dirigir un proyecto de grandes dimensiones siempre que contase “con un guión interesante y libertad creativa”.

Autor de largometrajes como Cheatin’ o Idiots and Angels, Plympton usa una técnica que se basa en dos fotogramas por segundo, un número muy inferior a los frecuentes 24 del cine convencional, y que le permite realizar él mismo cada ilustración de la película, algo revolucionario en 1992, cuando completó The Tune, su debut en el largometraje. La democratización de recursos que han supuesto las nuevas tecnologías permite a muchos jóvenes animadores crear su propia obra, lo que él mismo define como “la nueva era de la animación”.

Plympton, un autor que “ha marcado el estilo de muchísimos animadores” según el programador del FICX, Jorge Ivan Argiz, se refirió al surrealismo español y francés como la razón de que su cine sea mejor acogido en Europa que en Estados Unidos. El cineasta también se refirió a las nuevas formas de financiación y distribución para este estilo de cine independiente y fuera de lo convencional: “Se puede conseguir financiación sin necesidad de recurrir al patrocinio de las grandes empresas o los estudios de Hollywood. El futuro de la distribución y la manera de llegar a tu público está en las plataformas digitales y en Internet”, aseguró. “Al final, te financian aquellos que van a ser tus espectadores”.

En la rueda de prensa de hoy martes también estuvieron presentes Rocío Ayuso y Raúl García, los autores del libro dedicado a la figura de Bill Plympton que edita el Festival de Cine de Gijón. “En España no tenemos demasiados libros sobre animación”, señaló García, curiosamente la persona que sí entró a trabajar en Aladdin cuando el americano dijo que no, “así que tener la oportunidad de escribir un libro sobre Bill Plympton me parecía una oportunidad muy interesante”.

Durante el FICXixón el público podrá descubrir a este gran creador con la proyección de siete de sus obras más destacadas: Cheatin’, Idiots and Angels, Hair High, Mutant Aliens, I Married a Strange Person, The Tune, Guns of the Clackamas.

 Con información del Festial de Cine de Gijón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s