Hollywood: La encrucijada del Cine (I)

STAR WARS: Una saga que desató el gusto por las franquicias cinematográficas

STAR WARS: Una saga que desató el gusto por las franquicias cinematográficas

Hollywood está en crisis. La afirmación no es propia, aunque no son pocos quienes han lanzado semejante voz de alerta. El último, nada más y nada menos que George Lucas. El artífice del universo Jedi ha descrito al viejo Hollywood como un lugar sin ‘talento e imaginación’. Una máquina de hacer dinero sin más. Esto último tampoco es cosa nueva. Si no, que hable el fantasma de Thomas Alva Edison. El cine no ha conseguido renunciar a su función comercial. Se cuente esta en centavos o en cientos de miles de millones de dólares. Que los estudios ya no son lo que fueron, lleva razón Lucas. No obstante, las corporaciones que hoy manejan los hilos de la industria se resisten a regresar a ese momento, mucho menos a abandonar esa zona de confort que ha construido a base de primeras, segundas y terceras entregas. A decir, franquicias, una de ellas –entre las más taquilleras, si no la más-, Star Wars, acá La guerra de las galaxias, firmada por Lucas como creador absoluto.

De hecho, fue la propia saga de los Skywalkers la que cimentó las bases de esta industria sedienta del próximo gran éxito. Ya no sólo en lo cinematográfico, sino en lo extra cinematográfico. Aquélla cláusula que reservó a Lucas la explotación comercial de los artículos relacionados a las películas –merchandising-, fue la chispa que aseguraría el control creativo de este demiurgo como pocos, y también el inicio de su propio imperio transformado en ese laboratorio de magos digitales llamado Industrial Light Magic. Un mundo de creativos puestos al servicio de ese gran Hollywood, el bueno y el malo si es que deba utilizarse esa segmentación.

Hoy, la propia saga de Lucas ha quedado atrapada en ese peculiar estado de explotación -¿perpetua?-. El control ha quedado en manos de Disney quien ha convidado a J.J. Abrams para que ponga en marcha la maquinaria de los millones en función de otras tres entregas, la próxima de ellas, el Eposodio VII a estrenarse en 2015.

Algo similar ocurrió con El señor de los anillos y ese universo extendido –ciertamente escrito por J.R.R. Tolkien-, de El hobbit, un cuento corto fragmentado en tres innecesarias entregas. Con una habría bastado.

El mundo de Harry Potter creado por J. K. Rowling prosigue ese derrotero, ni qué decir el de Marvel y DC Comics que ya aseguran superhéroes hasta 2022. En esa senda entran autobots, terminators, tiburones, arqueólogos, extraterrestres, dinosaurios, pendencieros, cazafantasmas, mercenarios, vampiros, zombies, na’vis, guerreros adolescentes y toda progenie capaz de ser explotada en pantalla. Bueno y malo.

Lo mismo queda para esa serie ‘B’ o aún más oscura, traducida en sagas aterradoras como Martes 13, Pesadilla en la Calle del Infierno, Saw, Hostel, Actividad Paranormal y más recientemente, La Purga.

Y sí, semejante panorama resulta agotador. Lo anterior sólo subraya lo dicho por Lucas y eso que en la mayoría de los casos mencionados, algunas de las mentes más creativas de Hollywood están involucradas.

Pero el dilema es más que una ausencia de imaginación y al servicio de qué está esa imaginación. La inquietud de Lucas es legítima. Es la inquietud de no pocos dentro de ese bosque cinematográfico que se levanta en California. Continuará…

Twitter: Cinemathon

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s